Inicio » El trato del gato y el diablo

El trato del gato y el diablo

Una de mis leyendas favoritas espero que les guste.

 

Cuenta la leyenda que hace muchos años hubo un trato entre El Gato y el Diablo.
Dice también la leyenda que ese trato continúa hasta el día de hoy….
Es sabido que los Gatos nos acompañan y nos protegen. También se sabe que el Diablo
está siempre muy interesado en coleccionar almas para llevárselas a su ardiente hogar.
Cuenta la antigua leyenda que hace muchos años existía una amable y bondadosa persona cuya alma era muy codiciada por los Diablos, pero éstos tenían muchas dificultades para apropiársela, debido a que en la casa había atentos gatos custodiándola.
Incentivado por ese desafío, fue el Jefe de los Diablo en persona,
entró a la casa y al encontrarse con uno de los Gatos desplegó todas sus artimanias para convencerlo que le entregara de inmediato el alma de su ocupante.
El Gato muy tranquilo y despreocupado le propuso un trato:
Si el Diablo le podía contar cuantos pelos tenía en todo su cuerpo, antes del amanecer y decírselo con precisión. Cuando esto ocurra le entregaría el alma de su dueño.
Comenzó el Diablo a contar a toda velocidad y cuando estaba acabando mucho antes de lo pedido por el Gato, este se sacude vigorozamente, perdiendo el Diablo la cuenta y desistiendo de volver a comenzar.
Dice la leyenda que el trato continúa, por eso, de vez en cuando vemos a nuestros gatos mirar algo que nosotros no vemos, seguirlo con la mirada…
También podemos ver cuando se quedan quietos como estatuas y de pronto sacudirse sin encontrar motivos para ello. Es que cada tanto desde los Infiernos nos mandan a alguno de sus empleados para intentarlo nuevamente…Síguenos:https://twitter.com/DUltratumba

Visítanos:

Leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.