Inicio » San Juan de Ulúa

San Juan de Ulúa

Frente a la ciudad de Veracruz se encuentra el Fuerte de San Juan de Ulúa, donde se pueden recorrer más de 400 años de la historia de México. Lugar estratégico y punto de encuentro de dos culturas, San Juan de Ulúa está construído sobre un enorme banco de coral blanco afirmándose que en el mundo es el único edificado en su totalidad con este material. En la actualidad se lleva a cabo su restauración, puesto que debido a la contaminación se han ido erosionando los cimientos.


San Juan de Ulúa es el nombre de una pequeña isla en la que se ubican la antigua fortaleza y el otro puerto del mismo nombre construido en un principio por los españoles el 22 de abril de 1519.

Durante su época como prisión se convirtió en uno de los lugares más temidos de su época en el país. En este lugar estuvieron prisioneros Benito Juárez, Fray Servando Teresa de Mier, entre otros, pero quizá el más famoso de todos sin duda alguna fue Jesús Arriaga, mejor conocido como “Chucho el roto”, quien logro escapar más de una vez de sus muros, muy famoso durante la época de Don Porfirio Díaz.

Funcionó como cárcel más de 150 años en diferentes etapas como la Inquisición, la Independencia y el Porfiriato; este último generó el mayor número de presos. En las celdas de 8 por 20 metros y techo cóncavo, se alojaban hasta 200 personas. Al cruzar el Puente del Último Suspiro o puente sin retorno, los presos entraban al infierno de San Juan de Ulúa.

El peor castigo de los prisioneros eran las condiciones en que vivían: calor, deshidratación, hambre, hacinamiento, falta de higiene, humedad, oscuridad. La marea subía 10cm todos los días inundando las celdas y los presos pasaban largas horas con los pies bajo el agua. Las sentencias no llegaban porque los hombres no resistían más de un año en esas condiciones. Además existían los castigos: estiramiento en el potro, gotas de agua que los enloquecían y trabajos forzados bajo el sol.

En el techo de las celdas hay estalactitas y debajo de la prisión está el mar. Todos los muros tienen coral y el agua sube a través de los muros por capilaridad. Para que el agua llegue a la parte alta y se formen estalactitas se necesitan mas de 50 años, luego se produce un goteo constante que hace formaciones en el piso llamadas estalagmitas. En las paredes se ven escurrimientos blancos que contienen el coral que va quedando adherido a través del tiempo.

La cárcel albergó a personalidades destacadas de la historia como Benito Juárez por orden de Santa Anna y luego éste por órdenes de Juárez, Porfirio Díaz, Francisco Javier Clavijero, Salvador Díaz Mirón, los hermanos Flores Magón, Valentín Gómez Farías, Melchor Ocampo, los huelguistas de Cananea y Río Blanco, Agustín de Iturbide y una lista interminable de políticos y sacerdotes que llegaron a San Juan de Ulúa no para ser castigados sino en espera de una embarcación que los llevara al destierro, dado que éste era el puerto principal de México.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.