Inicio » Roberto el payaso asesino

Roberto el payaso asesino

Yo era el dueño de un circo, en el que había 4 payasos, los trillizos Juan, José y Raul, el cuarto payaso era Roberto.

¿Cómo entró Roberto al circo?

Una noche, cuando el circo terminaba un espectáculo que no dio mucho éxito, llovia y era un ambiente casi oscuro, pareciera como si alguien cometiese algo. Llegó Roberto en traje con un maletín, de gran finta de ejecutivo, pero lo raro es que se ofreció por el papel de payaso.

Platicamos un rato y lo contraté, y le di un camerino para que pueda dormir ahí. Lo que siempre me ha llamado la atención de él, es que él siempre andaba con su maletín en mano y jamás se lo arrancaba de la mano, y todo el circo curioso deseaba saber que había en su interior que tanto debía proteger.

¿Oro?, ¿Recuerdos?, ¿Un pasado?, quién sabe…

Siempre que se le preguntaba por el maletín cambiaba a una cara morbosa y sacaba de casualidad otro tema. Era como si la suerte lo ayudase porque cada tema que sacaba siempre estaba relacionado con algo de nuestras vidas, como si nos estuviera observando desde un gran tiempo.

Hasta que en un inconveniente, teníamos una cena en el circo y de repente… saltaron unos policías hablando en ingles tirando todo al suelo. Agarraron a Roberto, lo esposaron, Roberto gritando por su maletín pero los policías se llevaron a Roberto, dejando su maletín.

Luego de una semana no se supo nada mas de Roberto, aunque según me dijo el hombre bala: ”Dicen que era un fugitivo que trabaja en no sé con que proyecto de controlar gente con traumas y no sé que más”.

Los tres payasos decidieron entrar en su habitación, oscura, con un ambiente de terror, como una película antigua, sin necesidad de un efecto para dar miedo.

Y ¿Con qué se encontraron?

Exactamente con el mismo maletín, oscuro, con polvo, José lo tomo y lo abrió con gran fuerza, que al abrirlo cayó todo su contenido a la alfombra. Fotos, papeles escritos en ruso, que el hombre bala por suerte los tradujo, que tan solo eran periódicos de asesinatos.

Pero lo mas curioso… una cinta UVH de video llena de polvo. La pusimos, no podíamos creer lo que era, era un video, un carrusel clásico con una música algo intimidante, un flash en la pantalla, un muñeco moviéndose tenebrosamente y luego lo peor de todo, la imagen de un cuchillo cortando una cara por la boca haciéndole una sonrisa, unas imágenes pasadas a tal velocidad que hasta poniendo pausa no las podíamos ver.

Luego un niño durmiendo en una cama y su cara cambió a un grito, y luego estática eterna. Nos quedamos shockeados al verlo y luego de verlo ya todo no fue como antes.

En un truco de los payasos, José se torció el cuello llevándolo a la muerte, el hombre bala murió asfixiado dentro del cañón, la mujer gorda de un infarto. Como si esto trajera una serie de mala suerte. Con todos los hechos sucedidos decidí cerrar el circo para siempre.

Nadie habla mas el, ni en internet se encuentra un artículo sobre el circo, el mismo video aún lo conservaba hasta hace unos años, cuando vi el video de nuevo. Al día siguiente entre a mi hogar, la puerta estaba abierta. Saqué mi arma ya que trabajaba de seguridad frente a un mercado, entré y el maletín estaba, lo abrí y había un papel. Tan solo cuatro palabras en el:

-El payaso te observa-

Bajé el papel y a mi ventana estaba Roberto bajando por la escalera de incendio. Jamás lo volví a ver aunque a veces me siento vigilado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.