Inicio » El origen del chupacabras

El origen del chupacabras

Una de las grandes leyendas que se ha logrado expandir en casi toda la región de Latino América, es acerca del temido y extraños se llamado el chupacabras y aunque los ataques de este monstruo se han registrado siempre en tierra, en rancherías, se le clasifica entre los monstruos aéreos porque de acuerdo a varios testigos, este ser tiene alas. Algunos ‘investigadores’ han determinado que este animal puede volar distancias superiores a los 200 kilómetros.


Pero, ¿qué es un Chupacabras?, ¿por qué se le llama así? Bueno, el origen de este mito surgió en Puerto Rico a mediados de 1992. Originalmente no se le conocía así, sino como “El vampiro de Moca”, pues las primeras fechorías de este monstruo se registraron en la población de Moca. De estos hechos, los diarios El Nuevo Día y El Vocero, informaron a la población sobre los ataques de un extraño ser que drenaba la sangre de sus víctimas (borregos, gallinas y animales pequeños).

Cuando este monstruo se popularizó, se le cambió el nombre a “Chupacabras”. Se le llamó de esta manera porque el monstruo atacaba mayoritariamente a las cabras y borregos.

Uno de los casos más importantes del Chupacabras, se registró en el estado de Puebla, México. El hecho fue informado por el noticiario de Televisa de esa entidad. Fue un ataque donde al menos 30 ovejas fueron asesinadas por este monstruo.

Cuando los reporteros llegaron al lugar, al menos una de las víctimas del Chupacabras seguía viva. Este animal fue sacrificado y abierto en canal. La doctora Soledad de la Peña revisó el cuerpo y descubrió que no tenía sangre. Los guantes quirúrgicos de la doctora permanecen blancos cuando éstos tocan al animal, aunque algunos escépticos opinan que la doctora mete las manos entre la zalea y el cuerpo donde no hay sangre.

De acuerdo a los escépticos, un animal ya muerto no sangra, esto es correcto, porque la sangre se coagula, pero no por esto no deja de teñir de rojo lo que esté a su alcance. El mejor ejemplo son las batas que usan los carniceros, éstas se manchan de rojo cuando tienen contacto con la carne de las reses.

En el programa “Viva la Mañana”, conducido en aquel entonces por Alfredo Adame, el ufólogo Jaime Maussán habló sobre el Chupacabras y narró el caso de José Angel Pulido, un trailero de Tlatomulco, Jalisco que fue atacado el 2 de mayo de 1996 por un extraño ser de 60 cm de altura y cuerpo gelatinoso.

José Ángel se dirigía a su tráiler que estaba a tres calles de su casa, cuando de repente de un corral le brincó un animal que se le prendió del brazo; el hombre se defendió y comenzó a golpearlo hasta que lo soltó. El ser tenía el cuerpo suave y olía a pantano, a podredumbre. Cuando el trailero llegó a su casa, le preguntaron sus familiares qué le había ocurrido, por qué olía tan mal. Él les platicó su experiencia y se dirigió al hospital. Fue revisado por el doctor Mario Rivas Sauza, y éste le dijo que sus heridas eran similares a las que dejaba el Chupacabras.

En 1996, en la población de Alfonso Genaro Calderón, ubicada en la sierra de Sinaloa, la señora Teodora Ayala Reyes, afirma que el Chupacabras la atacó mientras hacía de sus necesidades afuera de su hogar. Como pudo logró defenderse y escapar de este animal, al que describió grande, con una especie de trompa y garras. En seguida la mujer, de 21 años, dio aviso a su esposo y pronto la comunidad entera salió armada con palos y machetes para cazar al Chupacabras.

Nunca encontraron al animal, pero la población estuvo atenta por días, incluso dormían con armas debajo de sus almohadas. Tenía poco que en esa misma comunidad el Chupacabras había matado a 30 ovejas y había dejado otra diez heridas, las cuales fueron sacrificadas por sus propietarios.

Incluso la Secretaría de Seguridad Pública del municipio, así como otras organizaciones como protección civil y judicial del Estado realizaron la búsqueda de este animal, partiendo del retrato hablado que hizo la señora Teodora.

Hay otro caso que ocurrió en la década de los noventa en la Huasteca Potosina, pero éste de fatales consecuencias; se encontró un cadáver de mujer sin una gota de sangre y dos marcas en el cuello. Este hecho no se difundió mucho para no generar pánico entre la población, además, ¿quién lo hubiera creído?

Muchos años atrás en Guadalajara, en 1880, se presentaron varias muertes que, debido a su extrañeza, le comenzaron a llamar “la muerte seca”. Al principio las víctimas eran animales (perros, gatos) que aparecían con marcas de colmillos y sin una gota de sangre; al poco tiempo, este ser comenzó a atacar personas. De acuerdo a la leyenda, el causante de estos crímenes era el conde Baldón, que había llegado de Europa. Pero, ¿fue en realidad un vampiro tipo Drácula el causante de estas muertes, o se trata de los primeros reportes del Chupacabras? ¿O acaso estaremos hablando de lo mismo?

Por desgracia, el caso del Chupacabras en México se ridiculizó por considerársele fantasioso, inventado por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, ex presidente de México como una forma para distraer a la opinión pública de los problemas sociales y económicos que vivía el país.

Es verdad que los gobiernos, y no sólo el de México, sino de otras naciones han recurrido a estos fenómenos sociales para distraer al pueblo, pero también hay que tomar en cuenta que el opio del pueblo es el fútbol; y el objetivo de este deporte, aparte de competir, es la de entretener a la gente, no la de “idiotizar” al público. No todos los días se habla del Chupacabras, ovnis, extraterrestres, etc., pero sí del balompié naciónal e internacional.

En otras palabras, existe un rechazo a estos temas, y siempre que haya oportunidad de ridiculizar a la gente que cree e investiga esto, se hará. ¿Qué es el Chupacabras? Aún no lo sabemos y hasta que no se capture uno, este ser que pertenece a la criptozoología, pasará a la zoología cuando se haya estudiado.

Sería muy interesante analizar la sustancia que crea y usa este animal para adormecer, y al parecer anestesiar a sus víctimas, para aplicarlo a la medicina moderna. Las cabras, borregos, gallinas, sus víctimas, no emiten ruido que alerten a los granjeros que están siendo atacadas; permanecen inmóviles hasta la muerte, esto nos indica que no experimentan dolor.

Del mismo modo analizar la sustancia que usa el Chupacabras para mantener viva a su presa mientras se alimenta. Se dice que los vampiros o los que requieren de sangre para alimentarse no pueden sustraerla de un muerto, pues se envenenarían. Como vimos en algunos casos, el animal, a pesar de ya no tener sangre, sigue viviendo por unos minutos. Esto sería muy útil en las operaciones de corazón abierto, pues ya no se necesitarían transfusiones.

Fuente: Zocalo Saltillo

Visítanos:

Leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.