Inicio » No pertenezco aquí.

No pertenezco aquí.

“¿Qué hombre podrá vivir y no ver la muerte? ¿Podrá librar su alma del poder del Sepulcro?“

(Salmos 89:48)

 

…Hace unos años leí atraes a lo que más le temes, y yo le temo a lo que sucede cuando está uno en soledad.

Cuando me  mudé de ciudad, la  mayor parte del tiempo sino es que todo el día y noche me la pasaba sola. Empecé escuchando unos susurros, me fui a ver a un médico y solo me dio unas pastillas para relajarme. Dijo que el estrés de mudarme a una ciudad nueva me habían ocasionado estas cosas.

Pude dormir pero el despertar me empezó a ser pesado, sentía una opresión en el pecho y mis músculos pesados, empecé a ver sombras en la oscuridad de mi habitación. Le volví a comentar al doctor y me redujo la dosis, empecé a sentir como jalaban mis pies o me empujaban la espalda mientras dormía. Nuevamente el médico me dio una explicación: espasmos musculares por el estrés.

Más no te conté nada de lo que me pasaba para no preocuparte, aún recuerdo  que me dijiste – he estado teniendo pesadillas. Cuídate temo te pase algo-

Trate de hacerme de amigos, y al principio iba todo bien, hasta que conocí a un chico nos hicimos novios. Pero empezó a pedirme dinero, luego empezó a hacer fiestas en mi departamento, un día… llegué cansada del trabajo y le oí teniendo sexo en el baño con un chica.

Sus amigos mientras bebían y dejaban cenizas de cigarro por toda mi habitación se reían de mí… no soporté más y tomé el cuchillo sucio que estaba en el fregadero. No lo dudé y los apuñalé a los dos en el baño; sus amigos se quedaron pasmados. Unos corrieron y gritaron  pero otros me empezaron a golpear. Hasta dejarme inconsciente.

Y ahora mamá aún escucho esos susurros y esta vez les entiendo…suena mucho a tu voz y la de mis hermanos pareciera que están orando. Sigo sintiendo el cuerpo muy pesado, quisiera ya poder despertar por completo.

… Perdóname mamá, dime que todo es una pesadilla, ¿por qué no puedo moverme aún?

¡ Por favor ya despiértame, no voy a lastimar a nadie esta  vez!

¿Por qué te alejas? Tengo frío, no me puedo mover, de nuevo algo mueve mis pies y empuja mi espalda; son gusanos que salen de mí…

¡Mamá, donde estas; sácame de aquí, no quiero estar sola! …

 

Autor: Luz Estrella Terán G. (Mexicana)

Si te gusto el relato deja el comentario “Yo voto por este relato”  para que Luz  gane  el concurso “el mejor relato del mes” no olvides compartir con tus amigos.
Visítanos:
traficus.club
Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.