Inicio » MI YO MALVADO

MI YO MALVADO

Esa noche, me  acosté como de costumbre en casa de mis padres.
Cuando desperté, estaba en un oscuro  y silencioso bosque. Viene a mi memoria la imagen de la luna llena que difícilmente se abría  paso entre nubarrones negros.
Eran las dos de la madrugada   de ese 06 de junio de 1996, llovía muy suave mientras se escuchaba el aullido de un lobo seguido por el estremecedor grito de una pequeña niña interrumpiendo la aparente calma de aquel sitio.
Yo no podía sostenerme sobre mis temblorosas piernas; llamo mi atención el galopar de un caballo que se acercaba a aquel lúgubre lugar, lleno de miedo corrí para esconderme tras un arbusto;  de repente llego el corcel y descendió de el  una figura de alta y delgada contextura, su traje era una oscura y vieja capa que cubría desde su cabeza hasta sus pies.
Un olor a tierra húmeda como de cementerio el cual impregno todo el lugar, hizo que al sujetarme de una rama para observar mejor, esta se rompiera asustando así a una lechuza que alzo el vuelo llamando la atención de aquel ser que fijo su mirada en mi escondite.
Se dirigió hacia mí, yo solo podía escuchar su respiración agresiva que cada vez se hacía más fuerte y el ritmo de mi corazón agitado, pero en ese momento el relinchar  hizo que ese extraño ser volviera con su caballo.
Del corcel recuerdo que era negro y sus ojos resplandecían como fuego.
El ser camino en sentido contrario donde yo estaba, allí en una encrucijada se hallaba postrado de rodillas con la mirada hacia el oriente, un hombre que parecía no haber notado la presencia del caballo ni de su jinete, escuche  aquel hombre que yo tampoco había visto, con voz temblorosa y fuerte pronuncio unas palabras en un extraño idioma… “irashi isuta, j aja ja ja” lo dijo en varias oportunidades mientras en su mano derecha sujetaba un cuchillo de cacha blanca y en su otra mano un ave que  parecía ser una gallina negra.
El hombre aquel, después de hacer el conjuro, atravesó la gallina por su abdomen, El ser del caballo extendió su mano hacia el sacrificio, señalando con su dedo blanco y huesudo al ave de la que se absorbió completamente su alma.
Un escalofrió recorrió todo mi cuerpo mientras nuevamente se escuchaba el aullido del lobo pero ya no el grito de la niña.
Una vez que el aullido dejo de escucharse, el jinete se subió en su veloz caballo y emprendió su marcha.
Asustado e inmóvil estaba yo, trate de sacar del bolsillo de mi camisa un cigarrillo pero estaban humedecidos por la lluvia, aun así trate de encenderlo pero el encendedor solo chispeaba sin  éxito, estaba yo en esas cuando siento un helado viento pasar frente a mí – guarde silencio… Un bramido de cabra me dejó congelado. Saltando sobre sus dos patas como de vaca, de su cabeza sobresalían dos cachos y un olor a azufre, cruzó frente a mí esa extraña y fea criatura. Se dirigió al hombre de la gallina.
Este personaje si hablo con una voz de ULTRATUMBA y le pregunto al hombre “Para que has turbado mis sueños” el hombre dijo  “quiero oro para mi tesoro”, el ser respondió:
      Y QUE ME DARÁS A CAMBIO? que me darás a cambio” ..
-Todos los lunes te dejare una moneda.” –
– Y que más me puedes ofrecer, dijo la criatura;
 El hombre se levanta, señala el sitio donde yo me ocultaba y dijo “te ofrezco  el cuerpo de mi mejor amigo el cual he traído desde sus aposentos y se halla justo detrás de esos arbustos, está atado y listo para el sacrificio, si me das riquezas yo cumpliré con mi promesa de sacrificarlo en honor a ti.
El espectro se dirigió hacia mí
Yo iba a salir huyendo pero no pude, estaba atado al arbusto, quise gritar pero mi boca estaba amordazada, el hombre también se dirigió hacia mí con el cuchillo ensangrentado. El ser le dijo: –
-TODOS LOS LUNES ME DARÁS UNA MONEDA DURANTE 15 AÑOS, EL LUNES QUE NO LO HAGAS, ESE DÍA TU ALMA SERA MÍA y recibo cómo sacrificio el cuerpo de tu mejor amigo.
Y YO TE DARÉ MULTITUD DE TESOROS.
  En ese instante le lanzo un pergamino donde aparecía el pacto, el cual el hombre firmo con sangre.
-.“ACEPTO EL TRATO” ,dijo la criatura.
El hombre tomo mi hombro y yo  lo mire… Era mi madre, con un vestido sucio y su cabello desordenado, ella era quien me iba a sacrificar fue tanto mi horror que no sé cómo rompí las ataduras y me abalance sobre ella.
Yo solo quería quitarle el cuchillo y forcejeamos
No solo le quite el cuchillo!!!  También le quite la vida..
 
Desperté en el hospital, custodiado por la policía, los médicos no me creen y dicen que yo soy un demente por asesinar a mi madre. Encontraron el puñal de cacha blanca con mis huellas y también dijeron que trate de asesinar a mi padre.
 
Aún sigo atado con camisa de fuerza, sigo escuchando los gritos de la niña que nunca vi, siento el olor a tierra de aquel cementerio pero veo a mi madre que viene por mi ¿sí?..  ¿Madre?…  Si soy yo tu hijo
ESPÉRAME!!!  Yo te perdono!!!
 
Por: JULIO CESAR OSPINA  ROBAYO
Nacionalidad: COLOMBIANO
Si te gusto el relato deja el comentario “Yo voto por este relato”  para que Julio  gane  el concurso “el mejor relato del mes” no olvides compartir con tus amigos.
Visítanos:
traficus.club
Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.