Los hombres de maíz

En un principio, cuando el Sol y la Tierra comenzaban a tomar forma, había en el Universo un inmenso silencio.

Los dioses crearon muchos y variados animales pero ninguno con la facultad de hablar y agradecer el haber sido creado.

Entonces los dioses modelaron con sus propias manos hombrecitos de lodo, otros de madera y otros más de maíz.

Los hombrecitos de maíz, para beneplácito de los dioses, pudieron hablar, pensar, trabajar y agradecer a sus creadores, la vida.

Es así como pueblan el mundo los HOMBRES DE MAÍZ.

Durante mucho tiempo los hombres hechos de maíz trabajaron afanosamente y un día cualquiera, desearon comer unos deliciosos elotes. Sin embargo no pudieron satisfacer su deseo porque las hormigas rojas habían atesorado todo el maíz en el CERRO TONACATÉPETL.

QUETZALCÓATL, Dios de la Civilización, se entristeció porque los hombres no podían saciar su hambre y decidió ayudarlos. Para tal fin se convirtió en hormiga negra, entró al cerro y robó unos granos de maíz.

Enseguida se reunió con los demás dioses y juntos acordaron que el maíz sería desde entonces el alimento básico del HOMBRE.

Sobre Traficus

Ver también

El Burdel

Llevaba casi 7 meses saliendo con un chico hermoso, desde el principio fue muy atento …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.