Inicio » Los fantasmas del Belmar

Los fantasmas del Belmar

Además del Iturbide, otro hotel tuvo también su propia tragedia además de un sinfín de tétricas anécdotas. El Belmar es quizá el hotel más antiguo aun en funciones de Mazatlán, fue el primero en ubicarse frente al mar cuando nadie apostaba por el turismo de playa en el puerto y durante un par de décadas fue la sede de las elegantes mascaradas y banquetes del carnaval. Sería precisamente en uno de ellos, ocurrido en las fiestas de 1944, cuando Rodolfo T. Loaiza, gobernador de Sinaloa, cae muerto a balazos por Rodolfo Valdés, el Gitano. Esto marcaría un antes y después en la historia del Belmar, que a partir de aquí comenzaría a ganarse la fama de ser el lugar preferido para los actos más terribles, como el que una madre ahogo a su bebe en uno de sus baños o los amantes suicidas que una noche ahí se encontraron. Verdad o invención de la gente, lo cierto es que entre sus pasillos oscuros y cuartos destartalados, la respiración del visitante suele agitar las paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.