Inicio » Leyenda del Este

Leyenda del Este

La selva está silenciosa, soportando la pesadez del calor. Se oyen solamente los silbidos de algún pájaro o el canto de la chicharra, que es incansable, cuando inicia su concierto.

De pronto crujen las hojas secas. Corren, alarmadas, las lagartijas, a buscar mejor resguardo. Los pasos se acercan. Y una figura humana se dibuja perfectamente. Su ancho sombrero de paja dificulta ver su cara. Pero en los claros donde se filtra el sol, brilla su bastón de oro. Es de poca talla. Se diría que es un enano.

Se esconde detrás de los árboles. No desea que lo vean. ¿Por qué su cautela?

Porque quiere llegar de sorpresa. Busca niños, de entre esos que no duermen la siesta.

Si alguno ha penetrado en la espesura en un descuido de sus mayores, lo toma desprevenido, lo sujeta en sus brazos y lo lleva hasta la parte más sombría, donde las lianas y tacuarembós forman tupida techumbre.

Los más prudentes, los que están en sus casas, oyen el silbido, que parte desde la selva, desde lejos, y saben que está festejando su buena suerte.

Otros dicen que el silbido proviene de un pajarillo, que nadie ha descubierto, pues anida en lo más espeso del intrincado monte.

Pero todos, al oírlo, se recatan.

Leyenda Argentina.

Visítanos:

Leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.