Inicio » Las cuevas del Crestón

Las cuevas del Crestón

El cerro sobre el que se encuentra el faro fue, desde el principio de los tiempos hasta la primer mitad del siglo XX, una isla que detenía parte del oleaje al interior de la bahía. En su cara oeste, frente al mar, tiene dos grutas que coloquialmente son llamadas como las cuevas del Pirata y del Diablo. La razón del primer nombre es que, a finales del siglo XVII, Mazatlán sería visitado muy constantemente por piratas que solían desembarcar aquí para saquear los pueblos y minerales vecinos. La imaginación de la gente de entonces construyó una leyenda alrededor de esas cuevas donde, contaban, habían ocultado parte de sus botines, protegido por los espíritus del mar y las tormentas. Realidad o ficción, aunque las cuevas han sido visitadas innumerables veces desde el siglo XIX, a los inexpertos no se les recomienda hacerlo, ya que en su interior e inmediaciones han desaparecido y muerto, hasta nuestros días, varias personas que buscaban la aventura de sus vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.