Inicio » Las brujas de Zugarramurdi

Las brujas de Zugarramurdi

La población de Zugarramurdi se sitúa en la comarca navarra de Xareta, a pocos kilómetros de la frontera con Francia. Con apenas 250 habitantes, es muy conocida por el magnífico paisaje de pinos y castaños que la rodea, así como por una imponente cueva esculpida por el agua. Pero Zugarramurdi debe su fama a la desgracia de unos cincuenta vecinos que, en el s. XVII, fueron condenados por la Inquisición por practicar la brujería.

A principios de 1609 el rey francés Enrique IV, fiel creyente, embarcó a sus mejores jueces y hombres de fe en una caza de brujas para eliminar la hechicería en el sur del territorio galo. Muchas personas, temerosas de ser purgadas y ajusticiadas, huyeron a la vecina españa. Entre ellas una joven, María de Ximildegui, que regresó a su pueblo Zugarramurdi (Navarra), situado a escasos kilómetros de la frontera

Interrogada por el párroco local, y temiendo lo peor. a cambio de su salvación, la mujer confesó haber participado junto a otros vecinos del pueblo en reuniones paganas en las que se veneraba al diablo en el ‘aquelarre’, el prado del macho cabrío, en euskera. María aseguró haber practicado la brujería, e incluso volado, con la ayuda del Maligno.

Sus palabras llegaron a oídos del Tribunal de la Inquisición de Logroño, que inició una investigación. El resultado fue un juicio contra 53 personas de la comarca: 21 quedaron en libertad, otras 21 fueron acusadas de delitos menores y al resto se les condenó a morir en la hoguera

El ocho de noviembre de 1610, las 11 supuestas ‘brujas’ ardieron en la plaza mayor de Logroño. Cinco de ellas, que ya habían fallecido durante el proceso víctimas de las torturas o el suicidio, fueron quemadas en efigie junto a sus restos mortales. además, la iglesia instaló 10 cruces para proteger al pueblo y resguardarlo de las garras del mal.

La repercusión que aquel acto de fe tuvo en toda europa provocó el nacimiento de la leyenda negra de Zugarramurdi, ‘el Salem español’ o ‘el pueblo de las brujas’. Brujas que tiempo después se descubrió que no eran tales. No pasaban de ser una suerte de curanderas naturistas con alto conocimiento de las plantas y los animales, que consumían diferentes ungüentos alucinógenos para alterar su nivel de conciencia y buscar de otros planos existenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.