Inicio » La muñeca perfecta

La muñeca perfecta

Hola, me llamo Verónica y soy una chica normal que estudia arte y confección. Les contaré una historia que me pasó y no quisiera recordarme de ella pero tengo que contarlo.

Era un día normal en la cual dibujaba unos bocetos de una muñeca, pero no una cualquiera, sino una muñeca perfecta, a la cual toda niña quisiera tener.

Empecé algo tarde pero ningún boceto me gustaba así que pase toda la noche intentando lo una y otra vez, pero todos eran iguales y no me gustaban.

Noche tras noche, hoja tras hoja y nada, no lograba crear aquella muñeca perfecta que tanto ansiaba e imaginaba. Hubo un momento en que me harté y no quise saber nada del tema por un rato.

Un día, un señor muy presentable llegó a mi despacho a que lo ayudara, le pregunté en qué lo podría ayudar y él me comentó que hace tiempo tenía una hija, la cual falleció en un accidente. Me dijo que quería una muñeca, una que se pareciera a ella y que fuera única y exclusiva para él. Me recompensaría muy bien por mi tiempo y trabajo.

Con gusto acepté, ya que no lo hacía por el dinero sino porque el hombre me había conmovido. Antes de que el señor se retirará del lugar, me entregó una foto de su hija y me dijo que la cuidara mucho.

Estuve varios días trabajando en el proyecto. Cuando empecé, la foto estaba con la cara de la niña triste y con ojos llorosos. No quise hacer una muñeca así y opté por hacerla a mi gusto.

Pasaron los días y terminé el proyecto un día antes de la entrega.

Esa noche dejé la foto cerca de la muñeca, ya que tenía que tomar rasgos de la misma, y me dispuse a encaminarme a mi habitación en busca de mi libreta en donde escribía todo el proceso que tuve con la muñeca. De pronto percibo ruidos en el estudio, donde estaba la muñeca. Pensé que un gato se había introducido por la ventana y no podía salir, así que fui a inspeccionar y vi que todo estaba tranquilo, sólo que la foto estaba rajada por la mitad y la muñeca tirada.
Me asusté un poco al ver eso y no tener explicación al hecho, y en lo único que pensaba era en el señor que me había comunicado que cuidara de la única foto que tenía de su hija.

Pensé en muchas cosas e intenté repararla pero por más que quisiera, no lo lograba. Intenté unir los pedazos de la foto y cual fue mi reacción al ver en la foto a la niña feliz y con mi muñeca en sus manos.

Comprendí que la niña estaba alegre después de mucho tiempo y que esa muñeca, que me había costado tanto hacerla, le había gustado.

Decidí regalársela al señor pero cuál fue mi sorpresa al saber que él había fallecido en un accidente y más fue el susto al saber que se produjo en el mismo lugar en que la niña falleció.

Hay veces en la cual sueño con eso y escucho pasos en el estudio, pero no me da tanto miedo. Sé que es la niña que juega con la muñeca.

Visítanos:

Leyendasdeultratumba.com

Ayúdanos con un clic en los anuncios de nuestro sitio web eso nos serviría de mucho gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.