Inicio » La diosa Mari y las Sorginak

La diosa Mari y las Sorginak

Es una divinidad de carácter femenino que habita en todas las cumbres de las montañas vascas, perteneciente a la religiosidad precristiana de dicha zona. La más importante de sus moradas es la cueva de la cara este del Anboto, a la que se conoce como «Cueva de Mari» («Mariren Koba» o «Mariurrika Kobea»), que atribuye a Mari el nombre de «Mari de Anboto» o «Dama de Anboto» («Anbotoko Dama»). Mari, personificación de la madre tierra, es reina de la naturaleza y de todos los elementos que la componen. Generalmente se presenta con cuerpo y rostro de mujer, elegantemente vestida (generalmente de verde), pudiendo aparecer también en forma híbrida de árbol y de mujer con patas de cabra y garras de ave rapaz, o como una mujer de fuego, un arco iris inflamado o un caballo que arrastra las nubes. En su forma de mujer aparece con abundante cabellera rubia que peina, al sol, con un peine de oro. Las Sorginak son las brujas sacerdotisas de esta diosa, que se reunían los viernes por la noche para realizar los antiquísimos ritos de los akelarres. Han pasado a la historia debido a la brutal persecución que ejecutó la Inquisición contra las hechiceras mencionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.