Inicio » La dama del panteón de Santiago

La dama del panteón de Santiago

Allá por los años 50, cuando la gente andaba a pie hacia muchos de sus destinos, los transeúntes que cruzaban frente viejo panteón de Santiago ubicado al poniente de la ciudad de Saltillo, empezaron a notar a una mujer sentada sobre una de las enormes piedras de la entrada. Parecía que esperaba a alguien, pero el halo de misterio que la rodeaba y la falta de alumbrado público, no permitía a los vecinos mirar de quien se trataba, por lo que pasaban de largo y con rapidez.


Cierta noche, un hombre trasnochado y ebrio, se acercó a darle las buenas noches a la dama. Era muy bella, de delgada figura, finas facciones y piel clara. Le sonrió al ebrio de forma coqueta y este quedó prendado al instante. Ignorando por completo el hecho, de que las ropas que la joven vestía no correspondía a la época.

La saludó galantemente y ella correspondió invitándolo a pasar al cementerio. El individuo se sentía con tanta suerte, que se imaginó una escena teniéndola entre sus brazos escondiéndose tras las tumbas y arboles del camposanto. Por lo cual no dudó ni un momento en seguirla hasta el rincón más apartado, donde apenas llegaba la luz de la luna.

Cuando logró alcanzarla, observó cómo aquel bello rostro no era más que una calavera amarillenta, desprovista de ojos y con las cuencas llenas de tierra; hubiera podido pensar que era una ilusión momentánea de la bebida, pero todo el cuerpo de la mujer correspondía a la visión, era un esqueleto semicubierto por un vestido desgastado y traslucido tanto que el propio viento le arrancaba pedazos en cada soplido.

Las piernas del incauto no le permitieron más que caer de rodillas y arrastrarse por el suelo hasta huir. Corrió la voz por el pueblo y aquellos que veían a la parecida al pasar las 11 de la noche, se santiguaron y pasaron rápido de largo haciendo caso omiso a las insinuaciones que les hacía.

Visítanos:

traficus.club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.