Inicio » La casa Erickson

La casa Erickson

Otra de las casonas abandonadas que generó una leyenda entre los adictos a los espíritus de la noche fue la de Reed Erickson. Ubicada dentro de una de las zonas residenciales más exclusivas del puerto, el fraccionamiento El Dorado, Reed Erickson era heredero de una gran fortuna familiar, con la cual creó una fundación dedicada al apoyo y educación de las personas marginadas. El propio Erickson era transgénero, habiendo nacido mujer con el nombre de Rita. Su casa era una de las más opulentas, en ella vivía con su esposa, sus hijos y Henry, su leopardo. El palacio del amor y la alegría, como lo llamaba su propietario recibía visitas de todo tipo y con cualquier finalidad, incluyendo, según los rumores, algunos ritos extraños que parecían ser parte de una secta satánica o brujería. Reed Erickson moriría de sobredosis, fugitivo de las autoridades estadounidenses por crímenes relacionados con el narcotráfico. Después de esto, su casa se volvió un punto de reunión importante para sus seguidores, quienes continúan practicando aquellos aquelarres permitidos en esta casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.