Inicio » Elizabeth Sawyer –La Bruja de Edmonton

Elizabeth Sawyer –La Bruja de Edmonton

Esta historia se remonta a la época del reinado de Jaime I, 1603-1625 (Inglaterra).

La bruja de Edmonton (Elizabeth Sawyer) era una mujer pobre quien se volvió el foco de atención de los locales quienes afirmaban era una bruja.

Las personas decían que había lanzado hechizos sobre sus hijos y su ganado porque se negaron a comprar sus escobas.

En aquella época, la mayoría de personas acusadas de practicar la brujería solían ser mendigos y vendedores ambulantes que habían discutido con la gente cuando se negaban a comprar sus productos.

Se dice que uno de los aldeanos de aquella época, Agnes Radcliffe, golpeó en cierta ocasión a uno de los cerdos de Sawyer, cuando el animal se comió parte de su jabón. Sawyer, al ver esto, le lanzo un conjuro poderoso. Esa noche, Radcliffe se puso muy enfermo, le salía espuma por la boca, y luego murió.

Arresto y Juicio de la Bruja

Elizabeth Sawyer fue encarcelada en la prisión de Newgate e interrogada por el reverendo Goodcole quien estaba decidido a demostrar que era una bruja. Sus métodos fueron bastante implacables hasta que confesó.

Sawyer admitió que, cierto día, el diablo se le apareció en forma de perro negro con ojos rojos relucientes mientras le ofrecía un pacto de obediencia a cambio de su alma. Ella accedió.

perro-demoniaco

El pacto fue sellado cuando la bestia bebió la sangre de Sawyer. El perro la visitaba de vez en cuando, pero la abandonó cuando ella estaba en la cárcel.

Tres mujeres en el juicio afirmaron que después de examinar el cuerpo de Sawyer vieron la marca de una bruja, una señal que el diablo había hecho en su cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.