Inicio » El Payaso

El Payaso

Stuart era un niño de 10 años que tenia una personalidad muy agradable y alegre, algunas personas afirmaban que él era demasiado maduro e inteligente para su edad.

Tristemente todo cambio un 14 de febrero…

Ese día el joven Stuart había sido invitado a una fiesta de cumpleaños que organizaban sus vecinos para su única hija llamada Samanta.

Stuart había pasado mucho tiempo arreglándose con esmero y dedicación, para ir bien arreglado a la fiesta.

Cuando llegó la hora el joven se dirigió hacia la casa de Samanta demasiado puntual como siempre.

Al llegar notó como todos sus amigos jugaban en el pelotero, rápidamente le dio el regalo a la cumpleañera y corrió a jugar con los demás niños.

Stuart se estaba divirtiendo demasiado, pero cuando llegó el payaso, el joven se asustó demasiado y se fue a esconder en el baño de la familia.

Al llegar vio desde la ventana del baño como el aterrador payaso comenzó a hacer su acto tan gracioso.

Todo era normal hasta que el payaso paró el show y se fue hacia su auto a buscar algo.

Cuando regresó, Stuart, pudo notar que el tenebroso payaso traía entre sus manos un hacha igual a la que usan los leñadores en las películas.

El payaso se acercó hacia su publico y comenzó a atacarlos con su arma.

Todo era un caos, niños corriendo y gritando mientras el payaso los intentaba matar.

Stuart solo se dedicaba a ver como el payaso golpeaba a los niños con su hacha, ya que el joven sabia que no podría hacer nada contra aquel asesino.

Ya pasado un tiempo, el muchacho inteligente se dio cuenta que el payaso lo podía descubrir y se agachó para pasar desapercibido mientras continuaba viendo la masacre.

El payaso acabó con todos los inocentes niños que habían en el patio y luego se metió a la casa para procurar que no quedará vivo ningún testigo.

El joven Stuart cerró la puerta con seguro, por las dudas de que el payaso encuentrará su escondite y se sentó en una esquina a llorar en silencio.

Al cabo de unos minutos el joven escuchó los gritos desgarradores de algunos niños que habían intentado huir del payaso, muy rápidamente el sonido cesó, para darle lugar al ruido de los pasos del asesino disfrazado de payaso, él cual caminaba lentamente en dirección a la puerta del baño en donde Stuart se ocultaba.

El corazón del joven empezó a latir fuertemente hasta que los pasos se calmaron, en ese momento Stuart pensó lo peor y mientras sollozaba comenzó a rezar silenciosamente para que nada malo le sucediera.

Como si fuese un milagro, Stuart, pudo escuchar el sonido de una patrulla acercándose hacia la casa en donde él se encontraba.

Stuart se acercó hacia la ventana y vio como dos policías se bajaron del auto, cuando entraron al patio los patrulleros vieron horrorizados la masacre que el payaso había causado y empuñaron sus pistolas.

Al oír a los policías el payaso intentó entrar al baño en donde Stuart se encontraba, el joven gritó muy fuerte al escuchar como el asesino intentaba entrar a donde él se encontraba, velozmente los policías fueron a investigar que sucedía y vieron como el payaso intentaba abrir a la fuerza la puerta en donde se encontraba Stuart.

Uno de los policía, en un acto de heroísmo, le disparo al payaso en la cabeza y logró así salvar a Stuart de lo que podría haber sido su inminente muerte.

El cuerpo del payaso fue identificado como Robert Wins, un asesino muy buscado.

Stuart fue muy afortunado de ser el único sobreviviente del tan atroz hecho que le tocó vivir, pero pese a esto el joven quedó traumatizado.

Stuart se ahorcó dos años después de haber sufrido ese acontecimiento que arruinó su vida.

Junto a su cadáver había una nota que decía esto:

“Debido al hecho que viví hace dos años atrás quedé muy mal mentalmente según muchos psicólogos, pero puedo jurar que he visto en múltiples ocasiones a ese payaso que logró arruinar mi vida.

Lamento haber tenido que llegar a este extremo, pero esto me logrará dar paz mental.”

Los vecinos aseguran haber visto a un payaso aterrador rondando por la casa de la familia de Samanta, por lo cual el lugar fue abandonado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.